• Archives

  • Categories

Reflexiones sobre la visita de Dzogchen Ponlop Rinpoché, octubre de 2015, Ciudad de México

MEX15-2  cropped

Tuvimos la gran fortuna de recibir a Dzogchen Ponlop Rinpoché en México en octubre de 2015. El fin de semana antes del Día de los Muertos, Rinpoché enseñó sobre su libro “La mente más allá de la muerte” que se publicó en español en julio de este año (disponible a través de Nirvana Libros en México o Kairos en otras partes del mundo).

Reflexiones de una estudiante:

“Todo es un momento” , “Terminamos un momento, la vida, y entramos a otro momento, el morir, ambos son momentos.”

Enseñanzas de nuestro querido maestro Dzogchen Ponlop Rinpoche en su segunda visita a nuestro país, muchas enseñanzas y mucha tarea… tarea que, desde luego, es otro modo de enseñar, una forma sutil de Rinpoche de darnos una instrucción: “¿Cuál es mi definición de vivir?”; yo, por ejemplo, sigo en esa pregunta, en esa instrucción…

11049580_10154032682713488_4369599936482100111_n

La visita y enseñanzas de Rinpoche fueron un bálsamo, un aliento para seguir, un cubetazo de agua helada para sacudirnos y “despertarnos”, una invitación, un sosiego, un desasosiego —“just kidding!”— un muy mexicano “¡sí, hay que entrarle!”, todo eso junto, para mi, desde luego, pero sospecho e intuyo que para otros también. Fue un momento único (y, semi-parafraseando a Rinpoche, un único momento), pero con efectos duraderos.

Me voy a atrever a decir que la claridad, el ingenio (“karma = tarjeta de crédito; esta vida = tarjeta de débito”) y agudeza de Rinpoche son legendarios, un maestro así es un regalo, un don, un acto de generosidad y, ya que estamos en los atrevimientos, elijo pensar que nuestro buen karma nos puso en su camino y que su buen karma nos puso a Rinpoche en nuestro camino. Seguimos haciendo aspiraciones por su retorno.

12187757_10154201439926029_7473418847731354450_n

También tuvimos la buena fortuna de tener a Acharya Lhakpa y a Acharya Tashi en esta visita y de escuchar sus enseñanzas. Me llevo el antídoto que nos sugirió Achrya Lhakpa contra el embotamiento en shamatha —hacer meditación analítica— y la reflexión de Acharya Tashi en cuanto a que la impermanencia ayuda a tener paciencia.

12063574_10154032682908488_4323960966028953252_n

Finalmente, ¡qué padre la comunidad que se reunió; qué padre que se fueron con sus libros generosamente firmados por Rinpoche; qué padre que algunos interrumpieron con buenas preguntas y que otros esperaron para hacer preguntas igualmente buenas;

10306550_10154032536258488_6693743787280275227_n

qué padre que a Mariano se le ocurrió llevar a dos invitados que no podían faltar y que miraban a Rinpoche con sus ojos grandes y pelones y que no se movieron de sus sillas por más de 48 horas!

Rinpoche, hacemos aspiraciones por tu regreso, en más de un sentido…

905698_10154047513628488_8223591849004273050_o

 

Se pueden encontrar entrevistas que brindó Rinpoché durante su estancia. Les invitamos a visitar:

Reforma
Camino Amarillo (radio)
Notimex

Por Esthela Treviño

 

 

Entrada publicada en Uncategorized | Comentarios cerrados

Dzogchen Ponlop Rinpoché durante un retiro en Canadá

photo cropped waist

Nuestro querido maestro Dzogchen Ponlop Rinpoché (segundo de la izquierda) manda saludos para la sangha de México, desde las Montañas Rocosas de Canadá durante un retiro con alrededor de 70 estudiantes y maestros de Nalandabodhi.
 

(Con los maestros Acharya Lhakpa Tshering (izquierda) y Acharya Tashi Wangchuk (derecha). Y con Ellen Weiss de Nalandabodhi México. Septiembre de 2014.)

Entrada publicada en Uncategorized | Comentarios cerrados

Plática de Rinpoché en México sobre el buda rebelde (marzo 2014)

¿Qué es la felicidad? (Video)

Durante su visita a México en marzo de 2014 Rinpoché nos hace reír con su descripción sobre la búsqueda de la felicidad. ¿sabemos qué es la felicidad?

 

Entrada publicada en Uncategorized | Comentarios cerrados

Dzogchen Ponlop Rinpoché en México, marzo de 2014

_MG_6284

Acharya Lhakpa Tshering

_MG_6041

Finalmente el día llegó después de casi tres meses de espera: allí estábamos casi 180 personas en un amplio salón del Centro Internacional Universitario Miguel Ángel, escuchando al preciado maestro Dzogchen Ponlop Rinpoché, que transmitía paz, serenidad y su profunda sonrisa tranquilizadora. El solo verlo llenaba el salón de luz y humildad genuinas. Comenzó la enseñanza con su usual sencillez y claridad explicándonos que para hablar de Tara tenía que hablarnos antes de la parte de la enseñanza del Buda conocida como los giros de la rueda del Darma, que se inician con las cuatro nobles verdades, continúan con las explicaciones sobre la vacuidad en su segundo giro, la naturaleza Búdica de la mente en el tercer giro y culminan con las enseñanzas del Vajrayana. Explicó la progresión en la forma como el Buda mostró el camino. Narró alegorías, como la del rey Indrabodi y la forma como surgió del Vajrayana, ya que el Buda lo consideró originalmente para los laicos, permitiendo que tomemos nuestras emociones y las convirtamos en medios hábiles para despertar y transformarnos. Nos habló de la necesidad de sentir profundamente el deseo de salir de samsara; de la renuncia, la bodichita y la importancia del amor y la compasión.

_MG_6091Con este preámbulo, pasamos al tema central de la Tara, que es un elemento de actividad liberadora en nuestra práctica. Previa a su iluminación Tara hizo aspiraciones de “liberar a los seres sensibles” y una vez alcanzó el estado iluminado estas aspiraciones comenzaron a manifestarse como su actividad iluminada, que nos ayuda en la liberación de nuestros miedos. De esta aspiración se desprende el poder liberador de Tara puesto que el miedo está en nuestros corazones, en nuestra mente, en nuestros hábitos y nuestro principal poder para liberarnos de ese miedo es nuestra mente representada por Tara, la gran madre, que trae la luz a nuestra mente para iluminarla. La forma de Tara simboliza la naturaleza de nuestra mente.

studentsTara es la compasión no dual que es inseparable de la naturaleza de nuestra mente. Rinpoché nos explicó la imagen y el mantra y nos dijo que en todo momento debemos recordar que ella es protección y liberación.  Nos invitó a hacer la práctica de Tara con una mente inquisitiva y abierta sin idea de obtener algo o de hacerla perfecta, buscando la experiencia. Al hacer su práctica, experimentamos sus cualidades de compasión, amor y luminosidad, cualidades que llevamos en nosotros. Esta práctica -nos dijo- es como acercar una vela que no está del todo encendida a otra que está totalmente encendida,  para prenderla. Así se acerca nuestra mente a la mente iluminada de Tara y se enciende, se ilumina.

La enseñanza culminó dedicando lo recibido en estos tres días para el bienestar de todos los seres sensibles.  Despedimos a nuestro querido maestro con profunda gratitud y devoción y haciendo votos por tenerlo pronto de nuevo físicamente con nosotros, ya que en nuestro corazón siempre estará presente.

Escrito por José Antonio Moya
Fotos por James Gritz

Teachings in DF sm

  • Grupos de Nalandabodhi en México:
                       Ciudad de México (mexico@nalandabodhi.org)
                       Celaya (gonfial@hotmail.com)
                       Cuernavaca (adela.nalandabodhi@gmail.com)
                       Oaxaca (nalandabodhi.oaxaca@gmail.com)
 

 

 

Entrada publicada en Uncategorized | Comentarios cerrados

Presentación del libro “El buda rebelde” de Dzogchen Ponlop Rinpoche

Ciudad de México,  enero de 2014
www.elbudarebelde.com

El Buda Rebelde es un libro luminoso; un libro profundo, provocador, invitante, lleno de fuerza y lleno de amor, de una sabiduría afilada como espada y al mismo tiempo fresco y juguetón.

Más que un libro sobre budismo es un libro sobre seres humanos, sobre nosotros buscando estar verdaderamente vivos y sobre esa parte que todos tenemos y que en el fondo – a veces muy en el fondo – ya está libre del miedo y de la confusión, sobre el rebelde luminoso y sonriente que nos invita a aventurarnos y descubrir que hay más allá del sufrimiento. Ponlop Rinpoche nos habla de este rebelde con las siguientes palabras:

“Los rebeldes son una bendición compleja – buenos para las películas, pero en la vida real ponen nerviosa a la gente. Son difíciles de hacer a un lado. Siguen regresando con preguntas que nadie más hace, no se conforman con verdades a medias ni con respuestas confusas. Se niegan a seguir las normas que nos controlan o aprisionan, su camino a la victoria pasa por territorio salvaje, pero su espíritu rebelde no se desanima fácilmente. El compromiso con una causa – una visión más grande de lo que puede llegar a ser – es la sangre que le da vida.”

Leer el Buda Rebelde fue para mi como beber agua fresca.  Sencillo y natural. Encontrar a un Buda, a un maestro despierto, que le habla a mi mente y a mi corazón en un idioma que comprenden es una gigantesca bendición. El Buda Rebelde es agua atemporal, antiquísima, milenaria, pero nuevecita, recién brotada, no es necesario ir al Himalaya para beberla, ni transformarme en alguien que no soy para tomarla.

Es frecuente al entrar en un camino espiritual que haya que aprender un idioma nuevo, en el caso del budismo tibetano entrar en contacto con kleshas y rigpas, con skandhas y alayas, con karmas, kayas y mayas, por no hablar de nidanas, paramitas, malas, maras, lamrims, dharmas, sanghas, mudras  y vajras…. Ufff… no es suficiente con declararle la guerra despiadada a todo el sufrimiento de todos los seres, ni buscar deshacerme de mi bien amado ego, además tengo que volverme políglota, saber pali, sánscrito y tibetano.

Pero Ponlop Rinpoche se atreve a mostrarme este sendero a la libertad con el amor de un padre a su hijo más pequeño, con un idioma que hasta yo entiendo. ¡Que refrescante encontrar sabiduría y compasión en un texto lleno de referencias a Starbucks, los Rolling Stones, el bocho de los hipies, internet, ipods e ipads! Donde amor no por fuerza se dice metta y la budeidad es accesible para un mexicano que come tortas y tacos, que puede seguir siendo hijo de chilango y de jarocha, que entiende – a veces – el doble sentido y que necesita desesperadamente mas dharma y menos drama.

El Buda Rebelde logra brindarnos sabiduría – profunda y honesta – que va más allá del ritualismo y de las trampas culturales. Nos brinda una visión llena de frescura del camino espiritual, nos presenta un mapa comprensible, un GPS que habla buen español,  nos muestra el camino y también el fruto… sin embargo deja totalmente claro que este andar no comienza con respuestas sino con preguntas, no invita a la certeza sino a la duda, nos pide que usemos nuestra propia inteligencia, que no la sacrifiquemos en beneficio del dogma, las normas culturales o la propaganda. En este sentido Rinpoche cita las palabras del Buda histórico:

“No creas en algo sólo porque lo has escuchado. No creas en algo sólo porque lo dicen muchos.

No creas en algo sólo porque está escrito en tus libros religiosos. No creas en algo sólo por la autoridad de tus maestros y ancestros.

No creas en algo sólo porque ha pasado de generación en generación.

Pero después de observar y analizar cuando encuentres algo que está de acuerdo con la razón y conduce al bien y al beneficio de todos, entonces acéptalo y llévalo a la vida.”

¡Como hacen falta este tipo de invitaciones en el camino espiritual!

Leer el Buda Rebelde más que invitarnos a un ismo más (en este caso el budismo) nos invita conectar con nuestra propia mente y su cualidad más abierta, expansiva y luminosa. A descubrir nuestra verdadera naturaleza. En palabras de Rinpoche:

“Cuando descubrimos la verdadera naturaleza de nuestra mente soltamos la ansiedad, el miedo y la preocupación. Nuestra mente nos dice “¿Para qué te estresas? Relájate y disfruta”… Y somos libres para mirar con claridad, para pensar con claridad, para sentir nuestras emociones de un modo vivo y despierto. La apertura, amplitud y frescura de la experiencia hacen que sea un hermoso lugar para estar. Imagínate de pie en la cumbre de una montaña y mirando al mundo en todas direcciones sin ningún obstáculo. Eso es lo que llamamos vivir la naturaleza de la mente.”

Así que disfruten la lectura. Que sea de esas que tocan la mente para no dejarla igual, de las que tocan el corazón para que duela y para que sonría. Que el Buda Rebelde que escribió el libro y el Buda Rebelde que lo lea tengan una rica conversación… y que su lectura traiga felicidad verdadera a todos los seres.

Sergio Hernández Ledward

Entrada publicada en Uncategorized | Comentarios cerrados